EEUU celebró “la enorme participación” en el plebiscito simbólico de Venezuela

En un teatro de Caracas, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, expresó que con el voto "Venezuela lo dijo claramente: no queremos una Constituyente fraudulenta e impuesta. No queremos ser Cuba, no queremos ser un país sin libertad".


EEUU celebró “la enorme participación” en el plebiscito simbólico de Venezuela

AFP / Olivier Douliery El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, habla en rueda de prensa en la Casa Blanca, Washington, el 17 de julio de 2017

Washington (AFP) – El Gobierno estadounidense expresó este lunes su satisfacción por el nivel de participación popular en la consulta simbólica organizada el domingo por la oposición en Venezuela, cuyo resultado consideró un mensaje “inconfundible” en contra del Gobierno del presidente, Nicolás Maduro.

“Felicitamos a los venezolanos por la enorme participación en el referendo de ayer”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien añadió que el Gobierno estadounidense “condena la violencia de matones del Gobierno contra electores inocentes”.

De acuerdo con la rectora de la Universidad Central de Venezuela, Cecilia García, 6,49 millones de venezolanos votaron en el país y otros 693.789 lo hicieron en el exterior el domingo, durante un plebiscito simbólico contra el proyecto de Maduro de convocar a una Asamblea Constituyente.

En un teatro de Caracas, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, expresó que con el voto “Venezuela lo dijo claramente: no queremos una Constituyente fraudulenta e impuesta. No queremos ser Cuba, no queremos ser un país sin libertad”.

En contrapartida, el Gobierno consideró que la consulta popular era un “fraude”, ya que no poseía ningún carácter vinculante y además no había sido avalada por las autoridades electorales.

De su lado, Brasil exhortó este lunes al Gobierno venezolano a cancelar la convocatoria a la Constituyente, después de que más de 7 millones de ciudadanos rechazaran la iniciativa en el plebiscito simbólico.

Las reglas de la Constituyente “violan el derecho al sufragio universal y al propio principio de soberanía popular”, afirmó la cancillería brasileña en un comunicado.

“El elevado nivel de participación en el plebiscito (…) fue una muestra inequívoca de la voluntad del pueblo venezolano de que haya una pronta restauración del estado democrático de derecho en el país”, añadió Itamaraty.

Venezuela vive una fuerte convulsión con protestas que han dejado 96 muertos desde el 1 de abril, y una de las peores crisis económicas de su historia, que asfixia a la población con una severa escasez e inflación de tres dígitos.

Según la coalición opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que organizó el plebiscito sin aval del poder electoral, cerca de 7,2 millones de venezolanos votaron contra Maduro y su convocatoria a una Asamblea Constituyente, cuyos integrantes serán elegidos el 30 de julio.

El domingo, una mujer murió y otras tres personas resultaron heridas en un ataque con armas de fuego contra votantes en un barrio popular del oeste de Caracas.

Brasil condenó estos episodios y volvió a pedir que se restauren las competencias de la Asamblea Nacional -el Parlamento, hoy de mayoría opositora- y la liberación “de todos los presos políticos”.

El Gobierno de Michel Temer espera que el resultado del plebiscito conduzca a “una negociación efectiva a favor de la paz y la democracia en Venezuela”.

Respaldado por los poderes electoral, judicial y militar, Maduro da por hecho que tendrá a partir de agosto una Constituyente que regirá al país como un “suprapoder” por tiempo indefinido, con facultades que permitirán anular el Parlamento y la Fiscalía.



Relacionadas

Comentarios